Retinografía no midriática.

     

      La retinografía no midriática nos permite observar la retina a través de la pupila y los medios transparentes del ojo de una forma no invasiva, ya que no requiere el uso de midriáticos (gotas para dilatar la pupila), ni de ningún tipo de contraste como pueden necesitar otro tipo de pruebas utilizadas para la evaluación del fondo del ojo.

 

    Este estudio es especialmente importante para la detección de algunas patologías no sólo oculares, sino también de otro tipo, especialmente en las cardiovasculares y neurológicas, tales como hipertensión arterial, diabetes mellitus, retinosis pigmentaria, glaucoma... entre otras. Además es una prueba que nos permite realizar fotografías digitales del fondo del ojo y almacenarlas de forma segura, para así poder realizar un seguimiento de la evolución de dichas patologías en el tiempo.